lunes, 8 de julio de 2013

De poemas y evocaciones.

Me han regalado un libro. Me cuentan que leyéndolo se han acordado de mí, de mi casa, de mi estilo de vida elegido junto a Luis. Se trata de un poemario de Emily Dickinson con delicadas ilustraciones de Kike de la Rubia.

Es más que hermoso saber que "El viento comenzó a mecer la hierba" evoca quizás el paisaje que se ve desde mi cocina. Que cuando se lee que "Dios concede a los ángeles tardes libres para jugar" se rememora un atardecer desde nuestro porche. Que la vida de nuestro jardín ya haya sido vivida en otros jardines, en otros libros: "Salió una mariposa de su capullo como sale una dama de su casa una tarde de verano". Que la paz de La Chirina se siente lejos de casa: "No podía soportar vivir en voz alta; el bullicio me azoraba tanto...". Que se recuerdan nuestros paseos: "Salí temprano. Cogí a mi perro y visité el mar". 

Es más que hermoso que te llamen para decirte que un poema ha sido el impulso para acordarse de ti. Gracias por la llamada, por el regalo, por la dedicatoria.


1 comentario:

  1. Quien quiera que tuvo ese detalle contigo, es toda una detallista, valga la redundancia. Feliz día y besitos canarios.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...