martes, 17 de enero de 2017

Taleguillas donde elegir y palabras, palabras.

Hoy os traigo tres taleguillas y una explicación. Empecemos por las taleguillas. Una, dos y tres. 




Como veis son muy diferentes. Para una recién nacida, para un recién nacido y para una nena de año y medio. Pero aunque los tamaños son también distintos, el esquema es muy parecido. Frunce superior, nombre (bordado o aplicado), interior forrado y asas superiores. 



Pueden servir para muchas cosas: guardar muda, merienda, ropa sucia, juguetes... Son un regalo muy agradecido porque van personalizadas y son útiles. 




Me gusta combinar telas y la taleguilla de Marcos en este sentido ha quedado muy bien porque combino estrellas azules con fondo blanco y a la inversa. Compré las telas en Ratucos y pienso que ha sido un acierto. 

************

Y ahora la explicación. En la última entrada os conté que había cometido algunos errores importantes en el bolso que me he hecho estas Navidades pero que los había sabido disimular muy bien, tanto, que ni yo los sabía encontrar. La mayoría de vuestros comentarios van referidos a la primera parte, la de los errores. Me decís que no debo elevar tanto el grado de exigencia pues no apreciáis esas equivocaciones. A ver, que muchas gracias, pero que no, que no soy tan exigente conmigo misma. Y como estoy segura que vosotras no sois unas fulleras, pues conozco los trabajos de casi todas vosotras y así me lo demostráis, me figuro que todo se debe a que no conté en qué consistían esos errores.



Veréis, el bolso lleva dos caras rectangulares (cuadraditos de tela en tonos azules y beige) unidos por un lateral de una tela diferente (tela azul con dibujitos blancos). Tanto ambas caras como el lateral son un sándwich formado por la tela exterior, la guata y el forro. Pues bien, en el momento de unir con la máquina primero una cara y luego la otra al lateral, sin prestar demasiada atención porque el bolso es para mí, se me movieron los sándwich, tanto que por el lado exterior quedaron 4 o 5 trozos en los que la costura tan solo sujetaba forro y guata. Es decir, la tela exterior no quedaba sujeta por la costura y se podía meter el dedo por el agujero. Además, algunos de estos agujeros eran de hasta 5 cm. 

Si el bolso no hubiera sido para mí, primero, dudo haber cometido el error pues hubiera prestado mucha más atención. Y en segundo lugar, si lo hubiera cometido, lo hubiese descosido para hacerlo de nuevo. Pero no, la pereza me pudo y metí 2 o 3 milímetros la tela y la disimulé a puntadita escondida muy pequeña. Supongo que en el algún momento este diminuto dobladillo se descoserá o el propio peso del bolso cuya costura no está bien rematada, dará la cara y ya lo resolveré de algún modo. 

Como veis no se trata de un error de excesiva exigencia que llega a convertirse en defecto personal, simplemente es un error que como os expliqué, disimulé muy bien. A su vez me servirá para comprobar qué consecuencias tiene estas costuras hechas de manera tan incorrecta. 

Es así que yo me centro no en la primera parte de mi exposición (los errores), sino en la segunda (lo bien que lo supe disimular). Veis, de excesiva exigencia nada, más bien satisfacción personal. 

Palabras, malentendidos, interpretaciones, errores enmendados, explicaciones oportunas, palabras, palabras, palabras...

jueves, 12 de enero de 2017

El error humano.

Me contaron el otro día que unas monjas cuando terminan un trabajo de punto de cruz, si no han cometido ningún error hacen alguno adrede pues consideran que perfecto solo es Dios. Sin entrar en discusiones teológicas, me pareció una hermosa manera de admitir los errores humanos. 

Este bolso que hoy os enseño está repleto de errores, pero no por tan elevados motivos sino porque el bolso es para mí. Nuevamente me ha pasado: si yo soy la destinataria de mi propio trabajo no pongo tanta atención a la vez que no me exijo tanto y en consecuencia cometo errores. 


Pero también os digo que están muy bien disimulados. Tanto que ahora no los encuentro, pero como son errores importantes supongo que algún día darán la cara. 


Es también otra manera de evaluar la importancia de esas costuras mal hechas con la máquina y enmendadas con la mano. 


El bolso está hecho con un paquetito de precortados del que me enamoré por sus colores tan afines a mi forma de vestir. Por ambos lados es prácticamente igual como podéis comprobar. 


Le añadí una tela más en azul para el lateral y el asa, junto con otras dos en beige para bolsillos interiores y forro. Cremallera para el cierre y regulador en el asa, todo lo que a mí me resulta más cómodo. Interior con bolsillos y poco más. 


Un bolso sencillo que comencé en otoño y al fin en Reyes lo estrené. 

Muchas gracias a tod@s por vuestra compañía. 

martes, 3 de enero de 2017

El momento propicio para reciclar y regalar.

De pequeña mi hermana jugaba con este carrito de la compra. Medio recuerdo que alguna vez lo llevó al mercado y que mi madre le echaba alguna patata o algo de poco peso. 


Yo también jugué con él y cuando esa etapa pasó se guardó en lo alto de un armario junto a la cómoda de la Nancy, el Baby Mocosete y los puzzles de Educa. 


Tenía pensado desde hace tiempo restaurarlo para usarlo como costurero o bolsa para las lanas. De estas Navidades no lo he querido posponer y preparé los materiales para cuando un día propicio me pusiera a ello. 


Compré una tela de Veronique Requena, pintura a la tiza en color verde samba y un pincel. Desarmé el armazón, lo lijé y pinté. Tomé las medidas de la cesta original y la reproduje lo mejor que pude. 


Mi hermana se llevó una gran sorpresa cuando se lo regalé, yo más cuando en un primer momento ella pensó que era un carrito nuevo que había comprado recordando el suyo de pequeña. 

Pienso que ha sido un acierto y me he quedado con ganas de recuperar más objetos de ese alto del armario. Ya una cesta que sirvió de canastilla la tengo en casa. Haré lo mismo: prepararé los materiales para cuando los astros sean propicios y dedique una tarde a forrar la cesta. 

Os dejo una foto del carrito de la compra antes de su nueva vida, se me ocurrió hacerla cuando ya tenía las piezas desmontadas, pero se ve bien. 

¡¡¡Sed felices y gracias por vuestros comentarios siempre amables!!!


viernes, 30 de diciembre de 2016

De un año a otro.

No es mi intención desearos para el próximo año nada más que cosas buenas, ni felicidad constante, ni que todos vuestros deseos se os cumplan. Porque no creo en los imposibles ni me gustan las fantasías inalcanzables.

Lo que sí os deseo de todo corazón es que en el próximo año haya más buenos momentos que malos, que estos últimos tengan solución, y que si no la tienen, que tengas capacidad para adaptarte y superarlo. 

Es mi intención disfrutar del último día del año y comenzar el próximo con alegría, y lo mismo quiero para ti: mi cómplice, mi compañera de costuras, mi fiel lector, mi consejera, mi estímulo, mi seguidora silenciosa, y mi palabra amiga. 

Feliz año 2017, que nuestra capacidad de entusiasmo nunca decaiga, que lo sencillo nos siga emocionando y lo bello cautivando, que superemos los baches y nuestra ilusión por ser feliz sea constante, puesto que la felicidad no lo es. Que el negro existe porque el blanco reluce, y la sonrisa ilumina porque una lágrima nubló un día la mirada. 


martes, 27 de diciembre de 2016

Bastidores de Navidad.

El último día os conté que a Pilar y su hija Bego, les gusta en estas fechas los objetos cotidianos vestidos de Navidad. El último que les he preparado es una funda de bastidor para guardar dos pequeños bastidores de 12 cm. 


En esta ocasión opté por el rojo junto al azul y ha quedado muy bonito por ambos lados de la funda. 


El cierre snap siempre aporta un acabado muy pulcro. 


¿Qué labores se bordarán con estos bastidores? Seguramente algo relacionado con la Navidad. 

¡Sed felices!

lunes, 26 de diciembre de 2016

Las amigas de siempre.

Las amigas de toda la vida tienen algo mágico. Con algunas comparto infancia y recuerdos de una goma de borrar que nunca se gastaba. Con otras, conversaciones y risas en la cuesta que subía hasta el instituto. Algunas llegaron más tarde, pero incluso ellas ya son de toda la vida. Muchas fueron rostros cotidianos que las circunstancias nos presentaron poniendo nombre al fin. Y con otras, de tanto compartir amistades comunes, nos convertimos en amigas. A algunas van dedicadas estas felicitaciones de Navidad, y a todas ellas... esta entrada. 


Tarjetas sencillas a partir de un cartón y una flor de fieltro, cuerda y arbolito de Navidad que sirva para adornar Navidades futuras y recordar ésta que muy pronto será pasada. 


Amigas de siempre con las que no compartí secretos o confidencias propias de la edad, pues nunca fui muy dada a ello. Amigas que siempre me han dado más de lo que yo les di o les doy. Amigas de las que en más de una ocasión me distancié no por enemistad, sino por independencia y forma de ser. 



Amigas que increíblemente el tiempo vuelve a reunir.


Amigas con las que crecí y sigo creciendo. 


Pues son las amigas de siempre quienes sin necesidad de confidencias comprenden tus gestos y tus silencios, tus risas y tus rápidas despedidas. Amigas de siempre que tienen algo mágico.  

domingo, 25 de diciembre de 2016

Nochebuena de gala.

Desde hace algún tiempo, cada año y coincidiendo con el comienzo del otoño, Pilar y Bego cuentan con mi colaboración para ampliar su decoración navideña. Y así, de año en año, voy conociendo la inmensa y maravillosa colección de belenes, mantelerías, vajillas, coronas, muñecos, cestas, árboles, adornos, objetos cotidianos vestidos de Navidad y artículos varios que fotografían y comparten conmigo. 

Puesto que atesoran tal cantidad de objetos, tardan meses en preparar la casa y siempre me parece que ya lo tienen todo y que es imposible ampliar la colección, pero una vez más me han sorprendido con sus ideas. 

Este año me pidieron bolsitas de lino con aplicaciones navideñas en fieltro y decoradas con una puntilla. El destino es depositar los cubiertos de cada comensal en la cena de Nochebuena. 


He combinado fieltro rojo y verde para cada aplicación, todas diferentes y completadas con una puntilla dispuesta siempre de manera distinta. Con lo que no hay dos bolsitas iguales. 


Pensé que sería divertido comenzar la cena comprobando entre todos que tan original presentación no coincidía en ninguno de ellos. 


Ya que me lo pidieron con tiempo he podido hacer las bolsitas con tranquilidad, que siempre se agradece. 


Barajamos algunas ideas más que finalmente desechamos, para quedarnos con esta que os muestro. 


Pilar y Bego son parte de las experiencias enriquecedoras que me han aportado este blog, y aunque no nos conozcamos en persona, ya forman parte de mi vida. 

En esta ocasión les he mandado como regalo un tapetito con telas navideñas que ellas bien conocen. Para el revés escogí una estampa invernal preciosa, que permitiera usarse por ese lado si así gustase. 



No pensé en ningún destino concreto, pero sabía que madre e hija sabrían buscarle un rincón perfecto en su casa. Me mandan esta foto junto al arbolito que hace ya algunas Navidades les preparé. 


Confío en que hayáis tenido una maravillosa Nochebuena y que hoy sea un estupendo día de Navidad. 

martes, 20 de diciembre de 2016

Feliz Navidad.

Este año os felicito las Navidades con Raymond Briggs y su maravilloso libro "Papá Noel". Mi hermana lo recibió como regalo de Reyes en 1979, y es que mi padre siempre tuvo muy buen ojo para comprar cuentos.


El libro cuenta cómo es la jornada de Papá Noel un 24 de diciembre desde que se levanta hasta que se duerme agotado con las dichosas Navidades. Nos muestra Raymond Briggs un personale gruñón, cercano, cotidiano y entrañable, que odia el frío, ama el buen comer y el buen beber. 


Nada más empezar el libro Papá Noel dice su palabra preferida: dichoso/a....


Papá Noel como veis es una persona muuuy normal.


El libro está lleno de escenas cotidianas como estas.




Y también incluye pinceladas de humor.


El lado más tierno y amable, Papá Noel lo muestra junto sus animales.


Pero aunque es un señor muy normal, sabe volar en su trineo.


Aunque odie las inclemencias del tiempo.



Este Papá Noel.... que de todo se queja.


Pero quien lo conoce sabe cómo contentarlo.


Recuerdo que de pequeña esta página me gustaba mucho, con el esqueleto de la casa.


Un descanso siempre se agradece.



Qué rápido viaja ese trineo.



Otro que lo conoce muy bien.



Otra viñeta que recuerdo perfectamente desde pequeña: ¿pero no trabaja de incógnito?



Es muy british este Papá Noel.


Ay, pobrecito, si es que es una abuelete entrañable.




Actualmente esa pipa no se hubiera incluido.



Este puro y esta copa tampoco estarían dibujados. Todos los extremos son malos.



Más cotidianeidad entrañable.





Pues eso, que os deseo unas Felices Navidades, ufff.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...