miércoles, 14 de junio de 2017

La costura ganó la batalla.

Tarde del sábado pasado: ¿dormir siesta o hacerme un bolso? ¿dormir siesta o hacerme un bolso? Y ganó la batalla la costura. 

Así que descuarticé dos pantalones vaqueros que tenía reservados para ello en tiras de 10 cm, las uní como si de un log cabin improvisado se tratara, un cierre snap y poco más para mi nuevo bolso. 


Mi intención era que me combinara bien con todo y que me resultara cómodo. Por eso copié la forma, tamaño y largo de asas de uno que he usado mucho este invierno, pero que ya da calor de solo verlo.


Como veis los dos lados son prácticamente iguales. Para el interior me he dado más libertad, pues no me condiciona con respecto a la ropa que lleve puesta. Le he dado la vuelta al bolso para que se vea bien. 


Forro azul marino con lunares blancos y un bolsillo dividido en dos compartimentos con mi querida Caperucita.


Y por el otro lado un bolsillo más con la misma tela.


Hoy mismo lo he estrenado y efectivamente es lo que yo quería, pues la verdad es que a veces planificamos una cosa y luego no nos sale exactamente como queríamos. 

Ah, la tarde la estiré y finalmente el sábado tuve una pequeña siesta. ¿Qué más se puede pedir?

Muchas gracias por vuestra compañía. 

miércoles, 7 de junio de 2017

Desde Argentina.

A ver quién publica después del éxito de la última entrada, muchísimas gracias por vuestro entusiasmo por cierto. Para compensar, en magnitud que no en cariño, os enseño una de esas labores menudas pero con una carga emotiva importante.

Esta funda de gafas la he hecho con mucha ilusión. Cynthia forma parte de mi familia desde hace ya varios años y quería tener un detalle con ella, pero en realidad no conozco bien sus gustos y dudaba qué tela escoger. Así que pensé que puesto que es argentina y teniendo su país de origen tan lejos, le podía gustar una tela mapamundi. La compré sin saber muy bien qué hacerle, pero comprobé que Argentina se veía muy bien en la tela y eso era más que suficiente. 

Con la tela ya en casa descarté algunas ideas como funda de móvil, pues no sé qué móvil tendrá y me quedé con una funda de gafas que no llevara ningún frunce para que Argentina se viera bien, muy bien. 


Para el revés también he elegido el mismo estampado. 


Y para el forro he seguido la misma gama cromática. 


Espero que te haya hecho ilusión Cynthia, yo así la preparé para ti.

Gracias por vuestra compañía. 

miércoles, 31 de mayo de 2017

La Bella y la Bestia.

Me gusta la costura, me gusta tratar las telas como si fueran papeles y aprovechar sus ventajas textiles. Me gusta combinar colores y darles forma. Me gustan las puntadas menudas, lo meticuloso y el detalle más que las grandes dimensiones.

Me gusta coser para mí y me gusta coser para quien acude a mí ilusionada con una idea a la que yo le doy forma. Me gusta escuchar, crear un proyecto y enriquecerlo con las aportaciones de los demás.

Y así ha surgido el trabajo de hoy con el que participo en el reto mensual de Facilísimo, dedicado en el mes de mayo a la costura (sección Manualidades). 

Se trata de un delantal cuentacuentos (puedes ver otros que he hecho pinchando aquí). Son un regalo precioso y práctico para regalar en fin de curso al profesorado de colegios y escuelas infantiles. 

En esta ocasión me preguntaron si podía ser un delantal con "La Bella y la Bestia" como temática, y como no vi inconveniente dije: "pues claro que sí, encantada". Y desde la rosa encantada, hasta el castillo de la Bestia, he reproducido lo principal de la historia para que el maestro Manu  disfrute con la narración y sus niños.

Os lo enseño todo con detalle, paso a paso, que hay mucho que mostrar. 


En la parte delantera del delantal se encuentra el escenario de la historia con varios ambientes. La casa de Bella está en un bolsillo que servirá para guardar las marionetas de dedos u otro material que Manu considere oportuno para la narración. 



En el centro y arriba del bosque se sitúa el castillo, al abrirse nos encontramos con unas elegantes cortinas que ocultan la biblioteca y detrás de la puerta está "escondida" la clase "Cebras 2017".





Y como último escenario, la rosa encantada en su urna de cristal. Los pétalos se fijan al delantal de fieltro con un velcro y permiten jugar con cada pétalo que cae. 





Como habréis ido viendo. los personajes de la historia son pequeñas marionetas de dedo, que además llevan incorporado un trocito de velcro para que se peguen al delantal y así ampliar las posibilidades de juego. 

La Bestia con su traje de gala y Bella con su vestido de satén dorado, adorno de oro en el pelo y la falda, además de collar y pendientes.
El Príncipe, aunque sale poco en la historia, lo consideré imprescindible. Y Bella de aldeana, también.
Lumiere, Señora Potts, Din Don y Chip con su diente mellado.



Pero quizás lo que más ilusión me haya hecho coser de todo todavía no os lo enseñado, y pienso que es la guinda que hace que haya sido un trabajo muy especial. 

El delantal es reversible de tal modo que la parte de atrás es el traje de gala de la Bestia. Fue idea de las mamis y desde luego que fue un acierto. 

Una lástima que la foto no reproduzca con fidelidad los colores y acabados, la fidelidad que sí tiene el delantal con respecto al traje de gala de la Bestia.
No encontré lugar más apropiado para mi firma.

Comprendéis que esté ilusionada ¿verdad?


Cuando mi trabajo llegó a su destino, Madrid, el grupo de madres se encargó de envolverlo con originalidad y acierto. Y si no, mirad las fotos tan bonitas que me han mandado.



El delantal ya está en manos del maestro y sus niños y yo estoy feliz de que así sea. Ha sido una entrega emocionante, les comenté que me gustaría ver el momento a través de un agujerito y el agujero se ha hecho enorme porque me han mandado unas fotos preciosas con caras de curiosidad, cuellos estirándose para verlo todo y una delicadeza que sólo los auténticos maestros son capaces de transmitir. Las fotos las guardo en la intimidad y en mi carpeta de archivos, que no las quiero extraviar.

Gracias a las mamis, capitaneadas por Sofia, que han depositado su confianza en mí para hacer un regalo muy especial a un maestro muy especial.

Y no me puedo despedir sin recordaros que la belleza está en el interior. 


viernes, 26 de mayo de 2017

Un gran estornudo.

De pequeña mi muñeco favorito era el Baby Mocosete, quizás porque me sentía identificada. Pobre bebé siempre con moquitos en la nariz. Y así soy yo, una mujer hecha y derecha, y siempre pegada al pañuelo. Y es que como decía mi madre: hija mía, se te quita toda la delicadeza cada vez que estornudas. Porque reconozcámoslo, mis estornudos son sonoros e imprevistos. Son, unos señores estornudos que se escuchan en la distancia. Así que desde hace años tengo una pequeña papelera junto a mi cama, para los pañuelos que uso con cada estornudo. Y esa papelera había que renovarla.


En vez de una papelera para poner en el suelo me decidí por una cesta con cierre snap y un asa desde la que colgarla del pomo de la mesilla de noche. 


La tela de Caperucita es un capricho más en torno a la niña de caperuza roja. 


Siempre relaciono a Caperucita con los cuadros vichy, pienso que  si llevaba un mantel en la cesta, debía ser así. 


Ea, ya puedo estornudar tranquila y sonoramente. 

Ahora me debería hacer la funda para la caja de pañuelos, y ya el conjunto quedaría completo. Un día, un día de estos me la hago.

Feliz fin de semana y gracias por vuestra compañía. 

viernes, 19 de mayo de 2017

Un cumpleaños más.

Este año cuando le pregunté a María José (Madejas de Colores) qué quería que le hiciera por su cumpleaños, me contestó que una mini tabla para la plancha como la que meses atrás yo me había hecho y que te enseñé aquí. Así que dicho y hecho. Escogí telas en tonos fríos como sé que le gustan y para la parte de atrás, usé una tela que tan apropiada es para ella, con la muñequita Holly Hobbie. 

Si lo dejaba así, este año no tendría sorpresa, así que le preparé algo más para formar así un conjunto de lo más shabby. 





La mini tabla además se puede colgar y decorar al mismo tiempo. 


Y la caja de fresas que le decoré va pintada con pintura a la tiza en rosa, con un cartel en el frontal donde pone "Costura" para guardar lo que mejor le convenga. En los otros tres frentes, corazones con las mismas telas y en el interior un corazón más además de un pequeño adorno que forme conjunto con la mini tabla de plancha. 





La parte superior de de cada "patita" la pinté en verde samba al igual que cuatro pequeños triángulos que coloqué en el interior. 

A medida que pasan los años, María José y yo tenemos una pequeña colección de objetos hechos por la otra que ambas conservamos y usamos con cariño. El cariño de la amistad en la distancia geográfica y la cercanía de afinidades. 

Feliz cumpleaños María José y al resto: feliz fin de semana!!!


domingo, 14 de mayo de 2017

Me gusta reciclar: botes y tarros.

Es la primera vez que participo en un reto de Facilisimo, fue ayer tarde cuando se me ocurrió la idea que os voy a enseñar, que pensé que sería interesante incluirlo en el reto de esta semana (reciclar botes y tarros), para que otras personas pudieran ponerlo en práctica.

Tenía por casa y desde hace más de 10 años, un especiero que nunca usé como tal. Pero como no me gusta tirar por tirar y pienso que todo merece una segunda oportunidad, lo guardé en espera de que le llegara su momento. Y su momento llegó ayer sábado por la tarde, cuando me reservo un rato para disfrutar entre hilos, telas y últimamente pinturas a la tiza. Los doce botecitos para especias ahora son botecitos para botones, dedales, cuentas, y todos esos pequeños objetos de nuestro taller que no sabemos dónde guardar de manera ordenada y estética. Porque las cosas como son, bolsitas de plástico transparentes cumplen el mismo cometido, pero no llenan nuestra vista y nuestro espíritu. 


La caja de costura ya os la enseñé el otro día en una jornada también dedicada al reciclaje, en aquella ocasión una caja de fresas fue la protagonista. Lo que sí es nuevo son los botes de cristal que he colocado dentro de la caja. 


Un detalle en punto de cruz es una técnica perfecta para decorar botes de cristal.

Pero siguiendo con nuestro especiero, os lo voy a enseñar con detalle. 





La tapadera de cada botecito va decorada con telas clasificadas por gamas cromáticas y dispuestas en el mismo orden (azules, verdes, malvas y rosas). 



El especiero lo he pintado con pinturas a la tiza en dos colores (Verde Samba y Foxtrot Rosa). En la parte superior he colocado una tela que no sólo coordina en tono, sino en temática con mi blog, ¡¡y es que está llena de gotas: mis gotas de Rocío!!


Mi nuevo clasificador ya está en uso en mi cuarto de costura, junto a otros botes de cristal que poco a poco voy reciclando, dándoles segundas oportunidades y a algunos incluso terceras. 


Si tenéis por casa un especiero parecido o incluso igual y os apetece reciclarlo, os dejo un pequeño tutorial para que os animéis a hacerlo. Es muy fácil, perfecto para una tarde de manualidades y reciclaje. 






Y si os animáis a hacerlo me encantará recibir vuestras fotografías y publicarlas con vuestro enlace correspondiente. 

Muchísimas gracias por vuestra compañía. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...