martes, 25 de marzo de 2014

Tú pide.

Hoy os cuento la historia que ayer os prometía. El cómo surgieron las "bolsas para todo".

Una amiga me pidió una bolsa para llevar los libros que usa en la catequesis que imparte en el colegio de sus hijos. Quería algo discreto, sencillo y mono, vamos, como es ella. No le gusta llevar los libros en la mano, tampoco en una bolsa de plástico cualquiera. Necesitaba que se colgase del hombro y que tuviese el tamaño adecuado, ni más ni menos. ¡Así que se acordó de mí! En las fotos os explico algunos detalles más que completan la historia.

Precio bolsa: 15 euros
Medidas: 30 x 39 cm.

La bolsa se cuelga del hombro con un asa de la misma tela, es de loneta azul marino y va adornada con la tela de las caritas que tanto le gusta a mi amiga. 
Como adorno he puesto esta crucecita de madera que me pareció muy adecuada para el destino de la bolsa. Junto con la tela de las caritas de niñas de diferentes razas, forma una simbología muy bonita.
Y para el forro elegí esta tela, sencilla y discreta.

2 comentarios:

  1. Buena elección para el cometido del bolso!!!!! Besitos canarios.

    ResponderEliminar
  2. Es chulísimo el bolso, el color y el detalle de las caritas...
    Besos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...