viernes, 7 de junio de 2013

De generación en generación.

Me encantan este tipo de encargos. Cuando a mis manos llega un pedido cargado de valor emocional y yo soy la encargada de darle forma, es realmente hermoso.

La historia de esta taleguilla es muy simple y muy emotiva. La abuela de jovencilla aprendió a bordar haciendo una taleguilla con dos conejitos bordados. El tiempo y el uso deterioran la taleguilla y yo soy la encargada de recuperar el bordado y ponerlo en una taleguilla nueva para sus nietos. Seguro que os apetece ver las fotografías.

Originalmente la taleguilla era blanca con los dos conejitos centrales bordados. Yo he recortado el bordado y lo he aplicado sobre una taleguilla nueva con las mismas dimensiones y forma de la original.
El interior de la taleguilla va forrado en azul claro.
Y este es el bordado de los dos conejitos, las hierbas se estaban deshilachando y lo he arreglado un poquito, por lo demás está perfecto.


2 comentarios:

  1. Pues la abuela se va quedar loca de contenta!! Ver como su bolsa sigue perdurando en la familia. Te quedó preciosa. Feliz finde y besitos canarios.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esto de valorar estas pequeñas cosas que llevan tanto tiempo con nosotros. Muy bien. Bss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...