miércoles, 12 de septiembre de 2012

Bolso a medida.

Mi madre no encontraba el bolso que quería, así que confió en que yo se lo podría hacer. 

En cuanto a color: neutro para que vaya bien con todo y sufrido para que no haya que estar lavándolo continuamente. 

Su tamaño, pequeño pero con volumen. Su asa, larga para llevarlo cruzado. Y dos bolsillos, uno pequeño interior y otro grande exterior con cremallera. 

En definitiva, un bolso práctico, muy cómodo y de estilo sencillo. Y quizás precisamente por su sencillez y sus requisitos tan concretos, era difícil de encontrar. Así que se acordó de mí y... ¡magia!, el bolso ya ha cobrado forma.

Tela de cuadros negros y blancos, lo más acorde para que vaya bien con todo y que no se ensucie.

El forro es de la misma tela exterior, así como el bolsillo interior.

No por ser sobrio y sufrido este bolso deja de ser coqueto, este abalorio lo demuestra.

La gota de rocío cobra especial protagonismo en este bolso, justo bajo la cremallera del bolsillo exterior.

Este bolso es como mi gato Tizón, no solo coinciden en color, sino que ambos son fuertes y suaves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...