martes, 4 de septiembre de 2012

La cesta de la abuela.

Una cesta antigua heredada de la abuela, la nieta que la quiere conservar y me pide que se la forre: como yo quiera, con los complementos que yo elija, con la técnica que yo prefiera. Así me llegó este encargo tan especial. 

La cesta era muy bonita y muy bien conservada. Decidí mantener el sabor antiguo, así que compré telas muy naturales y en tonos tierra. Lino en crudo y algodón estampado en la misma gama de color. Encaje de bolillo y cinta de yute para la lazada del cierre. Y un toque moderno y discreto con dos abalorios para cada lado de la cesta.  

El resultado, más que satisfactorio. Era un encargo muy especial, el tiempo y el esfuerzo que le he dedicado se lo merecía. 

Si tienes una cesta recuperada del pasado o la has comprado hace muy poco, escríbeme, cuéntame qué toque quieres que le dé al forro y te doy presupuesto.

Cesta de mimbre en color marrón con un asa y trenzado por todo el contorno.
¡Preciosa incluso sin forro!
Embellecerla aún más, todo un regalo.

Cinta de yute para cerrar cada extremo del forro.

Interior de la cesta totalmente forrado con la tela de lino y la base con la estampada.

El encaje de bolillo sobre el lino en tonos muy similares queda muy delicado.

Las iniciales de la nieta y la abuela en una bolsita compañera.

La única diferencia entre un lado y otro de la cesta es el abalorio de flor...

...y de mariposa que aportan un toque moderno y discreto. 



3 comentarios:

  1. Te ha quedado preciosa, hemos coincido en las entradas con cestas.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, tus cestas han quedado monísimas, muy decorativas. Gracias por tu comentario, mi blog está sediento de ellos.

      Eliminar
  2. Hola Rocío, me encantan las cestas y esta ha quedado monisima.
    Besitos Rocío.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...